LO QUE
MÁS
NECESITAMOS

ESCUELA DE CUIDADORES. MIMO FORMACIÓN

MIMO ha desarrollado una Escuela de Cuidadores, orientada principalmente a cuidadores no profesionales o familiares, pero también a todos aquellos profesionales cuya ocupación y perfil se orienta íntegramente al cuidado, denominados generalmente como cuidadores formales o profesionales.

En el caso de unos y otros, MIMO dispone de una amplia oferta formativa para el desarrollo de los conocimientos y herramientas que permitan reforzar las competencias en materia de cuidados, a través de unos contenidos innovadores, complementarios, en unos casos, a la formación reglada e imprescindible en la actualidad, para los profesionales sociosanitarios que desarrollan su trabajo en el campo de la atención a la dependencia y a las personas mayores en ámbitos domiciliarios. En definitiva nuestra propuesta pretende  orientarse por un lado, a aumentar la calidad y la aplicabilidad del aprendizaje al puesto de trabajo, sea cual sea el entorno profesional de los cuidadores a los que se dirige esta formación. Por otra parte, en la dotación de recursos y habilidades para aquellas personas que dedican su tiempo y esfuerzo a los cuidados diarios de sus familiares y allegados, así como en una serie de instrumentos para cuidarse a sí mismo en el marco de un proceso que suele tener consecuencias negativas si no se trabajan una serie de aspectos personales, psicoemocionales y físicos importantes. 

Con estos argumentos, la Escuela de Cuidadores de MIMO propone una intervención centrada en la parte más práctica de los cuidadores, tanto formales como informales. Con la intención de conseguir una mayor formación y por tanto, autonomía de los mismos, reduciendo las limitaciones del día a día, mejorando su condición profesional en el caso de cuidadores formales y aumentando la calidad de vida y la integración social en el caso de cuidadores informales. Todo ello con la finalidad última de generar mayor satisfacción vital tanto en los propios cuidadores como la persona cuidada y sus familiares. En el caso de las personas cuidadoras informales, el hecho mismo de cuidar es construido y modificado a partir de la acción y reacción, muchas veces del acierto y error. A veces el cuidado informal es mucho más instintivo y cultural que el profesional, técnico y científico. Es por ello que la Escuela de Cuidadores pretende minimizar el desgaste y, en ocasiones, sufrimiento, causados por la inseguridad y la falta de preparación de los cuidadores informales, a través de la orientación, educación y abordaje de aspectos muy concretos que afectan de hecho a la cotidianidad de los cuidadores. En el caso de los cuidadores formales, se pretende reforzar sus competencias, a través de un modelo de gestión que permita aumentar la calidad de su trabajo, pero sobre todo, una autoestima y mayor implicación que los convierta en agentes activos en el ámbito profesional, así como en profesionales con mayor reconocimiento social que traiga aparejado unas mejores y consolidadas condiciones laborales. En definitiva, los objetivos de las actividades de Formación de la Escuela de Cuidadores de MIMO son:

  • Facilitar unos conocimientos básicos a las personas cuidadoras para mejorar el cuidado socio-sanitario y el bienestar de las personas cuidadas.
  • Promover que las personas cuidadoras apliquen los procedimientos y estrategias más adecuadas para mantener y mejorar la autonomía personal de las personas cuidadas, en particular de aquellas que se encuentran en situación de dependencia, así como de sus relaciones con el entorno.
  • Ofrecer información sobre productos de apoyo que propicien el autocuidado de la persona cuidada.
  • Facilitar un apoyo emocional a las personas cuidadoras a través de actuaciones de formación e información y de autocuidado.

Los contenidos formativos de las acciones de formación o información de la Escuela de Cuidadores, se impartirán a través de sesiones presenciales. Un elemento importante en este proceso formativo son las exposiciones teóricas que no han de estar desligadas de la realidad. No obstante se priorizarán acciones tipo taller en las que se propongan referentes prácticos aportados por las personas encargadas de la actividad docente o bien por las personas asistentes procedentes del ámbito personal o bien provenientes de las observaciones compartidas en situaciones reales y el trabajo con casos prácticos, así como el trabajo con material audiovisual, lecturas especializadas y otros.

En el desarrollo de las acciones de formación, se tendrá en cuenta los distintos perfiles de la persona cuidadora; promoviendo, en su caso, una orientación hacia acciones formativas que permitan a los cuidadores y cuidadoras no profesionales incorporarse al mercado laboral.

Por todo ello partimos de una metodología de base para la mayor parte de nuestras actividades de formación, estructurada en tres fases:

1.- Conocimiento de la realidad tanto del propio grupo (características, expectativas, conocimientos iniciales) como del contexto en el cual se deberá intervenir. Esta fase, cumple una función predominantemente motivadora, reforzando el interés del grupo en su formación y sobre la futura acción que se llevará a cabo. Durante esta fase se desarrolla también la función informativa y una elemental función organizadora.

2.- Capacitación para la acción, fase informativa-formativa, en la que se suministran datos, se aclaran conceptos y se trabajan habilidades y técnicas instrumentales que preparan para la futura acción. Lo prioritario es la conceptualización, sistematización de la realidad, precisando los objetivos y criterios para actuar sobre ella.

3.- Organización para la acción, fase eminentemente práctica en la que el grupo se organiza para la acción concreta, al mismo tiempo estudia el marco organizativo más amplio en el que se inscribirá su acción profesional.

La función de esta fase es sobre todo organizadora, aunque subsiste en ella las funciones motivadora e informativa-formativa.

Técnicas de trabajo en las actividades Formativas.

  • Estudio y discusión de casos prácticos.
  • Rol Playing y dramatizaciones de situaciones, casos y resolución de  problemas.
  • Incidentes Críticos.
  • Brainstorming y dinámicas grupales.
  • Entrenamiento en habilidades.
  • Autoanálisis.
  • Otras.