LO QUE
MÁS
NECESITAMOS
  • atención

Método de trabajo

Si bien en la actualidad existen diferentes tipos de empresas orientadas a la atención domiciliaria de personas mayores, nuestro conocimiento tanto del mercado al que se dirigen los servicios que ofertamos, como de la situación sociosanitaria y legal actual a nivel global, nos sitúan en un espacio privilegiado para realizar una oferta diferenciada y de calidad en los servicios.

En primer lugar, Mimo sitúa la Personalización del Cuidado a Domicilio como el eje de la prestación de servicios, mediante la cuidada selección de profesionales para adaptarlos a las situaciones que se nos plantean. Ello implica un abordaje integral por profesionales sociosanitarios cualificados y con experiencia en el ámbito de los cuidados:

1. Evaluación inicial. Recogemos y evaluamos la información que nos proporciona la familia o la persona que demanda nuestros servicios. Con ello iniciamos un esmerado proceso de selección de personas cuidadoras adaptadas, según su perfil, a la situación demandada. Es importante, en esta fase, identificar las necesidades físicas, funcionales, psicológicas y socioambientales que presenta la persona. Durante este proceso se identifican los recursos y posibilidades de la persona y su entorno afectivo, espacial y familiar, de manera que la selección del o la profesional se adapte a todo ello.

2. Elaboración de un Planteamiento de Asistencia Sociosanitaria. En esta fase, desde MIMO se valoran los servicios a ofrecer para satisfacer las necesidades de la persona y su familia en función de las necesidades planteadas así como a la persona prestadora de los mismos. Disponemos de una amplia bolsa de trabajo de personas cuidadoras para realizar la selección, con perfiles adaptados a las diferentes necesidades y problemas de carácter sociosanitario que se nos plantean a diario. 

3. Selección y propuesta de la persona cuidadora para el servicio. La propuesta debe contemplar las necesidades no sólo de la persona a la que se le prestarán los cuidados, sino también de su propia familia y del entorno (vivienda) favoreciendo el bienestar de los mayores en su domicilio y proporcionándoles la mejor calidad de vida. Una vez aceptada la propuesta, se realiza una entrevista entre la persona cuidadora y la persona y/o la familia que demanda el servicio para valorar su pertinencia y sobre todo, si su perfil profesional y humano se adapta a las necesidades demandadas.

4.   Aceptación, firma de contrato y regularización de los servicios.

Una vez seleccionada y aceptada la persona que va a llevar a cabo el servicio de cuidados y atención solicitado, se procede a la firma del contrato entre MIMO y la familia o persona que demanda nuestros servicios así como el contrato de trabajo entre ésta y el cuidador o cuidadora seleccionada. En MIMO nos ocupamos de la tramitación de todas las gestiones de carácter administrativo: recogida de los datos, elaboración de los contratos, alta en la Seguridad Social, obtención del código de cotización a la S.S. del empleador (en caso de no disponer de él), elaboración de nóminas, bajas o modificación de contratos.     

5.   Proceso de evaluación y seguimiento continuo

Mediante un proceso de evaluación y seguimiento se garantiza la comprobación de la idoneidad y la eficacia de la persona seleccionada en cada caso. A través del citado proceso se dispondrá, si la familia así lo solicita, de un sistema de recogida de datos, reuniones de seguimiento para la activación, en su caso, de procedimientos de revisión. Los posibles cambios introducidos serán expuestos a la familia y a la propia persona (en su caso) para su información y propuesta de modificación.

VER GRÁFICAMENTE NUESTRO MÉTODO DE TRABAJO