Atención Sanitaria | Mimo - Atención personal y sanitaria en el hogar
LO QUE
MÁS
NECESITAMOS

Atención Sanitaria

Uno de los pilares fundamentales de Mimo es la prestación personalizada de Servicios Sanitarios en el ámbito domiciliario. Para ello contamos con un equipo humano de alta cualificación profesional que aúna vitalidad y experiencia en los siguientes servicios:
 
 
Servicio médico

Encargado de realizar una evaluación y diagnóstico de cualquier problema de salud, además de una exploración física e instrumental médica, cubriendo cualquier tipo de asistencia médica domiciliaria, tratamiento médico en cada caso, atención médica para enfermos crónicos, atención médica postquirúrgica y en convalecencias, atención en cuidados paliativos a enfermos terminales y apoyo psicológico a paciente y familia.
 
 

Entre los diferentes servicios enfermeros que se ofertan a domicilio están las curas, tanto quirúrgicas como producidas por úlceras por presión; administración de medicación oral, intramuscular, subcutánea; medición de constantes como tensión arterial, frecuencia cardiaca, niveles de glucemia, saturación de oxígeno en sangre; supervisión de drenajes, sondajes, ostomías; educación para la salud en temas relacionados con la higiene personal, alimentación, hidratación y ejercicio físico en la medida de las posibilidades de cada usuario.

 
  • Atención Terapéutica, con el objetivo de mejorar el bienestar del usuario, a través del fomento de la autonomía, la mejora de la autoestima, y la disminución de síntomas de ansiedad-estrés y la intervención en miedos, entre otros aspectos. Todo ello a través de:
    • Asesoramiento Psicológico.
    • Intervención Psicoeducativa.
    • Intervención Psicológica individual.
  • Atención Neuropsicológica, para la prevención de posibles deterioros cognitivos leves, la promoción del entrenamiento cognitivo diario, la desmitificación de la asociación anciano-demencia y las actividades de potenciación de funciones cognitivas.
  • Atención a Familiares, para  trabajar todas aquellas variables relacionadas con el entorno del anciano, destacando la intervención con cuidadores a través de:
    • Asesoramiento Psicológico.
    • Intervención Psicoeducativa.
    • Intervención Psicológica.
    • Mediación Familiar.
 

La terapia ocupacional pretende conseguir que cada persona alcance su máximo nivel de autonomía e independencia considerando independiente a aquella persona que no necesita asistencia en las actividades de la vida diaria.

Las actividades de la vida diaria van desde las más básicas como comer, vestirse, asearse o desplazarse  hasta otras más complejas como cuidar de la casa, cocinar y coger el transporte

Desde el servicio de terapia ocupacional se valora a la persona dependiente para ver qué actividades de la vida diaria puede realizar y cuáles no y se crea un plan de tratamiento para que consiga recuperar aquellas en las que tiene dificultad. También se trabaja con los cuidadores y familiares para que conviertan las actividades diarias de las personas mayores en oportunidades de rehabilitación.

Dentro de los servicios que se ofertan en Terapia ocupacional encontramos:

  • Valoración del nivel de dependencia de la persona en sus actividades de la vida diaria.
  • Rehabilitación de las actividades de la vida diaria.
  • Asesoramiento a cuidadores y familiares sobre cómo atender a las personas dependientes para conseguir su mayor nivel de independencia.
  • Enseñanza de técnicas de estimulación y comunicación con personas gravemente afectadas.
  • Asesoramiento y seguimiento en adaptación de la vivienda y en el uso de productos de apoyo.

Con la intervención de Terapia ocupacional, la persona dependiente será más capaz de valerse por sí misma y el cuidador aprenderá otra forma de encontrarse con la persona atendida.

 

Servicio de matrona

La matrona ofrece un servicio a domicilio a la mujer y su pareja durante el embarazo y después de nacer el bebé. Este servicio se adapta de forma personalizada a sus deseos particulares, brindando un apoyo continuo, resolviendo dudas y aportando cuidados. Dentro de los servicios ofertados se incluyen:

  • Preparación al parto/Educación para la maternidad: Consulta de embarazo a domicilio por una matrona, adaptada a las necesidades de la embarazada y su pareja. En ella se informa, entre otras cosas, de cambios físicos y psíquicos durante el embarazo, asesoramiento en alimentación, ejercicio y hábitos saludables. También se informa a cerca de signos de alarma y cuándo acudir al hospital, aclarando inquietudes y dudas relacionadas con embarazo. En cuanto al proceso de parto también se asesora a cerca de tipos de parto, métodos de alivio del dolor, pródromos de parto… Este servicio ofrece la posibilidad de poder consultar a una matrona en cualquier momento durante el embarazo las dudas que pueda tener la madre con respecto a su salud o la de su bebé. En las visitas se realiza una exploración física y se valora el latido fetal del bebé.
  • Atención al posparto: Visita de una matrona en el domicilio desde que la mujer ha salido del hospital. Estas visitas pretenden asegurar una buena adaptación del bebé en la llegada a casa, brindando un adecuado apoyo anímico a los padres en ese momento, a veces, tan complicado.  En estas visitas se valora el estado general tanto de la madre como del bebé, se ponen en práctica cuidados como el baño, cura del cordón umbilical, alimentación del bebé, actividad y descanso. Se informa a cerca de posibles  signos de alarma y seguimiento de la condición física de la madre, explorando mamas y útero. Una matrona aclara y aconseja a los padres en posibles inquietudes, miedos y dudas que puedan presentar. 
  • Asesoramiento en lactancia: Visita de una matrona en el domicilio para aclarar dudas en cuanto a la alimentación del bebé en los primeros días posparto y apoyo en la lactancia materna. Se ofrece información y consejo a cerca de la fisiología y composición de la leche, signos fiables de una buena alimentación, lactancia a demanda, posturas, beneficios de la lactancia y toma de medicación durante este periodo. 

 

Servicio de fisioterapia

Tratamientos y abordaje de patologías:
  • Traumatológicas y de ortopedia (fracturas, prótesis, lesiones musculares, lumbalgias, cervicálgias, dorsalgias, amputaciones...)
  • Neurológicas (Ictus, ACVA, hemiparesia, hemiplejia, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson...)
  • Reumatológicas (artrosis, artritis reumatoide, hombro doloroso, rigidez o dolor articular...)
  • Vasculares (inflamaciones, edemas vasculares o linfáticos, piernas cansadas, trastornos de circulación de retorno...)
  • Relacionadas con enfermos crónicos o encamados.

Todo ello con los siguientes objetivos esenciales: mantenimiento físico general; prevención de caídas; reducir el dolor; mejorar la sensibilidad y la propiocepción de las articulaciones; mejorar el estado físico general a través de programas de ejercicio; reeducación de la marcha; aumentar, recuperar o mantener el rango de movimiento, la fuerza muscular, la flexibilidad, coordinación, equilibrio y resistencia; enseñar las transferencias al paciente para preservar la autonomía; proponer los dispositivos de ayuda para promover la independencia; recomendar las adaptaciones para hacer en casa; educar y ofrecer recomendaciones a la familia.

Servicio de podología

En el pie geriátrico existe una pérdida de tejido adiposo y una mayor deshidratación. Estos dos factores hacen que sea más fácil la aparición de lesiones en los pies. Además, en un número importante de pacientes aparecen enfermedades crónicas que añaden más riesgos a esta situación (diabetes, problemas vasculares, artrosis, artritis, etc.). Por ello son aconsejables los cuidados periódicos realizados por el podólogo, como el tratamiento de problemas ungueales y dérmicos (callosidades), la prevención de úlceras del pie en puntos de hiperpresión y la valoración de la hidratación de la piel de los pies.
 
Servicio de nutrición y dietética

Una buena dieta en la edad avanzada reduce el riesgo de osteoporosis, hipertensión arterial, enfermedades cardíacas y algunos tipos de cáncer. A medida que se envejece se puede necesitar menos energía, pero sigue siendo necesaria  la misma cantidad de nutrientes en los alimentos, por ello es fundamental la intervención de un profesional en la confección de una dieta personalizada que atienda el estado de salud de cada persona.