atención social | Mimo - Atención personal y sanitaria en el hogar
LO QUE
MÁS
NECESITAMOS

atención social


Uno de los pilares fundamentales de MIMO es la prestación personalizada de Servicios Sociales en el ámbito domiciliario. Para ello contamos con un equipo humano de alta cualificación profesional que aúna vitalidad y experiencia en los siguientes servicios:

 
 

 
Servicio de Asistencia Personal

Nuestros profesionales ofrecen como Servicios de Asistencia Personal a personas mayores o con dificultades para la realización de actividades de vida diaria:
  • Apoyo en el aseo y cuidado personales con el objeto de mantener la higiene corporal.
  • Ayuda en la ingesta de alimentos, siempre que el usuario no sea autónomo para realizar por sí mismo la actividad.
  • Administración, si procede, de la medicación simple prescrita por personal facultativo, así como la observación del estado de salud para la detección y comunicación de cualquier cambio significativo.
  • Ayuda a la movilidad dentro del domicilio.
  • Compañía en el domicilio.
  • Acompañamiento fuera del hogar para la realización de diversas gestiones, tales como visitas médicas, tramitación de documentos u otras análogas.
  • Facilitación de actividades de ocio en el hogar.
  • Otras atenciones de carácter personal no recogidas en los apartados anteriores, que puedan facilitar una relación con el entorno.
  • Acompañamiento diurno y/o nocturno en estancias hospitalarias
Otro de nuestros Servicios de Asistencia Personal se centra en el cuidado y ocio de niños:
  • Asesoramiento y ayuda en el periodo de puerperio, con el asesoramiento y apoyo profesional de una matrona.
  • Servicio de canguro. 
  • Acompañamiento y recogida del colegio y actividades extraescolares, simultaneados o no con el Servicio Doméstico.
  • Celebración de fiestas en casa.

Servicio Doméstico

También con carácter profesional y en el marco de la Atención Social, en Mimo prestamos todas aquellas actividades que, de forma cotidiana, son propias del Servicio Doméstico:
  • Limpieza de la vivienda: se adecuará a una actividad de limpieza cotidiana, salvo casos específicos de necesidad que sean determinados por el técnico responsable.
  • Lavado a máquina, repaso y cuidados necesarios de la ropa del usuario.
  • Realización de compras domésticas, a cuenta del usuario del servicio.
  • Cocinado de alimentos o traslado a su domicilio.
  • Reparación menor de utensilios domésticos y de uso personal que se presenten de manera imprevista, cuando no sea necesaria la intervención de un especialista.

Para la prestación de Servicio Doméstico, puede optarse por distintos Regímenes:

Régimen Interno

El régimen interno es el modo más amplio de contratación. Se trata de contratar a una persona 24 horas. Deberá ofrecérsele alojamiento y manutención, además de su salario y determinados derechos establecidos por ley. Dichos derechos son, salvo pacto distinto entre las partes, los siguientes:

  • Alta en la Seguridad Social (trámite realizado por MIMO).
  • Dos medias pagas extras anuales: tendrá derecho a dos gratificaciones extraordinarias al año, siendo la cuantía de cada una de ellas, como mínimo, igual al salario en metálico que perciba durante quince días naturales. Podrán percibirse prorrateadas en las pagas mensuales
  • 30 días naturales de vacaciones al año (podrán repartirse a lo largo del año).
  • 36 horas (un día y medio) de libranza semanales.

Régimen Externo

En la modalidad de régimen externo, se puede contratar a la empleada durante las horas que se la necesite a lo largo del día. No existe un horario establecido, sino que se seleccionará una persona adecuada al perfil y horas diarias necesarias. Normalmente, salvo que se requiera de otra manera, este servicio se suele realizar de lunes a viernes e incluso, en algunos casos de lunes a sábado. En este caso, habrá que darle a la persona contratada el salario acordado y:

  • Alta en la Seguridad Social: Este trámite será obligatorio únicamente cuando la contratación se realice por 80 o más horas mensuales. De otro modo, dicha obligación corre a cargo de la empleada de hogar. En caso de ser necesario, esta empresa se encarga de realizar dicho trámite.
  • Dos medias pagas extras anuales: salvo que el empleado de hogar trabaje por horas, tendrá derecho a dos gratificaciones extraordinarias al año, siendo la cuantía de cada una de ellas, como mínimo, igual al salario en metálico que perciba durante quince días naturales. Podrán percibirse prorrateadas en las pagas mensuales.
  • 30 días naturales de vacaciones al año (salvo si la contratación se ha realizado por horas).

Régimen de Noches

El régimen de noches es un régimen muy solicitado por personas mayores y/o enfermos que padecen trastornos de sueño y no duermen bien durante la noche, necesitando por tanto una atención extra. Con esta asistencia podremos evitar caídas durante la noche ya que la persona que realiza el servicio se encuentra constantemente pendiente del paciente para aquello que necesite (levantarse, aseo en cama, apoyo a la movilidad, acudir al baño, tomar medicación, o simplemente estar pendiente del mismo).

Tampoco en este caso existe un horario determinado, sino que el cuidador se amoldará a las necesidades requeridas. Normalmente suele realizarse desde las 21-22h hasta las 8-9h del día siguiente, aunque dicho horario es ampliable. El servicio podrá realizarse todos los días de la semana, de lunes a viernes, durante el fin de semana o días sueltos.

Régimen de Fin de Semana

Este régimen cubre el fin de semana completo. Podrá tener una persona desde el sábado por la mañana hasta el domingo por la noche -durmiendo con el paciente-, o sólo durante el día del sábado y el día del domingo, según sus necesidades.    

Servicio de Trabajo Social

Servicios   específicos   destinados    para    personas    mayores realizados por el trabajador social dentro del entorno familiar:

  • Evaluación de las necesidades de las personas mayores dentro del propio entorno familiar.
  • Asesoramiento y orientación de recursos más adecuados a cada situación con la correspondiente tramitación de ayudas.
  • Tramitaciones de solicitud de dependencia, grado de discapacidad.
  • Aportación de informes sociales para la interposición de recursos administrativos ante la disconformidad de resoluciones administrativas ante grado de dependencia o discapacidad.
  • Investigación social para la idoneidad de tutor ante una incapacidad judicial.
  • Realización de dictámenes periciales para la incapacitación judicial de una persona mayor; ya sea por discapacidad o prodigalidad.
  • Mediación entre familia y personas mayores o mediación entre hermanos. Mediación entre familia y cuidadores.
  • Talleres para cuidadores o familia sobre el trato con las personas mayores, adquiriendo habilidades sociales para facilitar y mejorar sus interacciones. Trabajando la empatía, ayuda, la escucha activa, fomento del compromiso, etc…
    • El trabajador social, también actúa como educador dentro del entorno familiar, modificando patrones de conducta y enseñando pautas adecuadas a las nuevas circunstancias.

El trabajador social realizará su labor dentro del entorno familiar de la persona, excepto los talleres.

 
  • Atención Terapéutica, con el objetivo de mejorar el bienestar del usuario, a través del fomento de la autonomía, la mejora de la autoestima, y la disminución de síntomas de ansiedad-estrés y la intervención en miedos, entre otros aspectos. Todo ello a través de:
    • Asesoramiento Psicológico.
    • Intervención Psicoeducativa.
    • Intervención Psicológica individual.
  • Atención Neuropsicológica, para la prevención de posibles deterioros cognitivos leves, la promoción del entrenamiento cognitivo diario, la desmitificación de la asociación anciano-demencia y las actividades de potenciación de funciones cognitivas.
  • Atención a Familiares, para  trabajar todas aquellas variables relacionadas con el entorno del anciano, destacando la intervención con cuidadores a través de:
    • Asesoramiento Psicológico.
    • Intervención Psicoeducativa.
    • Intervención Psicológica.
    • Mediación Familiar.

 

 

La terapia ocupacional pretende conseguir que cada persona alcance su máximo nivel de autonomía e independencia considerando independiente a aquella persona que no necesita asistencia en las actividades de la vida diaria.

Las actividades de la vida diaria van desde las más básicas como comer, vestirse, asearse o desplazarse  hasta otras más complejas como cuidar de la casa, cocinar y coger el transporte

Desde el servicio de terapia ocupacional se valora a la persona dependiente para ver qué actividades de la vida diaria puede realizar y cuáles no y se crea un plan de tratamiento para que consiga recuperar aquellas en las que tiene dificultad. También se trabaja con los cuidadores y familiares para que conviertan las actividades diarias de las personas mayores en oportunidades de rehabilitación.

Dentro de los servicios que se ofertan en Terapia ocupacional encontramos:

  • Valoración del nivel de dependencia de la persona en sus actividades de la vida diaria.
  • Rehabilitación de las actividades de la vida diaria.
  • Asesoramiento a cuidadores y familiares sobre cómo atender a las personas dependientes para conseguir su mayor nivel de independencia.
  • Enseñanza de técnicas de estimulación y comunicación con personas gravemente afectadas.
  • Asesoramiento y seguimiento en adaptación de la vivienda y en el uso de productos de apoyo.

Con la intervención de Terapia ocupacional, la persona dependiente será más capaz de valerse por sí misma y el cuidador aprenderá otra forma de encontrarse con la persona atendida.